martes, 10 de julio de 2012

Pasaba el tiempo, las mejoras de dinero por el trabajo en la mina no llegaban, seguían con el suministro, y la salud del marido corría riesgos cada día. Además, los niños iban creciendo y querían un mundo mejor para ellos. Los parientes de la Argentina, los animaban  a viajar, y les decían que entre todos los ayudarían. El marido no estaba muy conforme, el prefería irse a Francia que ya conocía. Pero ahora era distinto, arrastraba a una familia. A la esposa le aterraba la idea porque no sabía hablar el idioma y no tenían a nadie que los ayudara a establecerse y conseguir un trabajo. Fue así que decidieron viajar a Bs.As.La hija mayor con 5 años(cumplió 6 en el barco), el niño con casi 5 y la menos con 2 añitos, emprendieron el viaje. ¡¡Toda una aventura!!. Salen de su pueblito, después de todas las lágrimas derramadas por dejar a los abuelos, tíos, familiares, vecinos, compañeros de la mina, pero con la ilusión de UN MUNDO MEJOR.

No hay comentarios:

Publicar un comentario